Mazazo en el Estadio

Comentario del 5 de mayo de 2014, lunes, en Radio Marca Tenerife.

La ilusión del ascenso directo, para el Tenerife, se terminó ayer. La derrota en casa ante el Girona, colista de la Liga Adelante, devuelve al equipo de Álvaro Cervera a una realidad que, aun siendo esperanzadora, pone coto a los sueños. Dos derrotas consecutivas ante rivales de la parte baja de la tabla han frenado en seco una escalada blanquiazul que parecía imparable, pues hace sólo ocho días nos atrevíamos a definir al Tenerife como el equipo más en forma de la competición. No lo pareció en Jaén, ni ayer en la calurosa tarde del estadio, en un día que parecía propicio para seguir sumando y mantener el ritmo con los mejor clasificados. Los rivales ganaron, o al menos sumaron, de modo que el saldo del fin de semana es muy negativo para un equipo que ahora acudirá a Las Palmas con muchas dudas sobre su capacidad para afrontar el tramo final de la temporada. A ello se suma la más que probable baja de Ayoze Pérez en el derbi canario, salvo milagro en forma de retirada de una tarjeta amarilla a todas luces injusta. Sea como fuere, los amarillos cumplieron con su victoria en Zaragoza, allí donde se esperaba un pinchazo, y el Tenerife en cambio se dejó comer la tostada por un adversario que en modo alguno pareció el último clasificado. Hay que decir que el Girona mereció salir con los tres puntos del Heliodoro, es así y no sirve de nada lamentarse. Las razones hay que buscarlas en la ausencia de tensión que mostró el once blanquiazul, al que parece habérsele terminado la gasolina tras su espectacular racha de los últimos meses. Por unas razones o por otras, el equipo ha perdido el hambre que mostraba en fechas precedentes, como si la confirmación de la permanencia, el objetivo inicial de la temporada, hubiera supuesto un cierto hartazgo en la plantilla tras una temporada larga y cargada sobre los hombros de cuatro o cinco futbolistas concretos. Es una pena porque el Tenerife de las últimas fechas tenía pinta de pelear por todo, también por el ascenso directo en detrimento del Eibar, otro modesto que sin embargo sí mantiene la ambición intacta y ayer salió con tres puntos muy valiosos de Mallorca. Ya ven cómo cambia una temporada en dos partidos; el Tenerife, que pudo estar a dos puntos del equipo guipuzcoano, se encuentra ahora a ocho, y por eso es pertinente afirmar que las dos primeras plazas se escapan de modo definitivo para el equipo blanquiazul. Poco argumento puso ayer el Tenerife para sumar algo positivo. En casa, con muy buen ambiente en la grada, el once de Cervera, con las novedades de Rigo y Aday en la alineación, se atascó desde el comienzo, superado en el medio campo por un rival apurado en la tabla, pero templado en el manejo del cuero. Con Jandro en el rol de capitán general, más la presencia de futbolistas aseados como Tato, Eloy y Juanlu Hens, el Girona manejó el partido con solvencia, muy superior en el medio del campo, porque a Ricardo y Aitor Sanz se les acumuló el trabajo. Estos partidos los solía sacar adelante el Tenerife con la velocidad de sus puntas, pero no fue el mejor encuentro de Suso y Ayoze, mientras que Aridane pasó totalmente desapercibido. Se echa en falta, sobre todo en casa, la presencia de Cristo Martín, que suma efectivos en el medio del campo pese a partir desde la posición teórica de extremo izquierdo. Su relevo de ayer, Aday Benítez, es un futbolista de cualidades muy diferentes, y el invento no le salió bien a Cervera, que optó por Juanjo ya con el marcador en contra tras el penalti, otra vez dudoso, con el que el Girona se puso por delante nada más comenzar la segunda mitad. El Tenerife achuchó en el último cuarto de hora, sin premio. Poco bagaje para un equipo con aspiraciones reales de subir a Primera.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.